Páginas

domingo, 30 de marzo de 2014

El Cambio.




El otro día vi la película El Cambio, protagonizada por el Doctor Wayne Dyer, el doctor que ha escrito el más famoso libro de autoayuda Tus Zonas Erróneas.
Soy muy crítico con todos estos charlatanes de palabra fácil y de tacto sutil, libros en los que por otro lado se nos recuerda lo que ya sabemos, pero que su éxito radica en precisamente en recordarlo. Triunfa, como triunfa el humor en monólogo, porque en ambas variantes, de lo que se habla es de nuestras situaciones cotidianas, nos es más cercano.

En esta película, se dicen muchas cosas con las que estoy de acuerdo, y otras, que si quieres creerlas debes estar muy predispuesto y condicionado, sobre todo una parte que habla del "Tao", me cuesta creer en religiones, pero respeto absolutamente todo... ¿y por qué una entrada en un blog deportivo sobre la esencia espiritual de cada persona?

Pensé en quién soy yo para mostrar qué. Y me di cuenta que quizá sólo puedo mostrar que sí es cierto que puede haber un cambio, todo mi esfuerzo como entrenador, y como deportista es un camino hacia un cambio personal. Todos somos seres excepcionales, de eso estoy seguro, y en lo que más de acuerdo estoy, es en que la gran mayoría de la gente vive fabricando un ego, ego que le domina y oculta su verdadera felicidad.

Correr me ha hecho encontrar un poco más a la persona que llevo dentro, pero eso no ha sido posible gracias a las series de potencia aeróbica, ni tampoco por los ritmos a umbral, ni en ganar a mi vecino, ni siquiera a mí mismo. Eso ha sido posible gracias, entre otras cosas, a los dolores de rodilla en las verdes lomas del País Vasco francés, después de seis horas de competición, en un lugar dónde la única verdad eres tú, y el porqué haces lo que haces. No es el daño el que hace que haya ese encuentro con la esencia personal, es la situación tan pura en la que no hay un solo artificio, la única meta es que ese momento no acabe nunca, tu respiración es armónica, y la belleza del paisaje se imprime en tu alma, duele perder ese contacto tan perfecto y eres presa de esas verdades.

Cada uno que tenga su motivación, perfecto y que la busque en el lugar que quiera. Yo sólo puedo expresar la mía, y es cierto que hay momentos en la vida en la que se produce "un cambio", no sé si podré explicarlo nunca, pero con mis errores, quiero ser mejor persona y sé dónde buscarlo: en las pedreras del Desierto del Hoggar con 54º, en las playas de Aquitania, al pie de las Tres Cimas del Lavaredo, en los arrozales de Delta del Ebro, en las rocas de Las Milaneras de la Pedriza, en la subida desde el Refugio Colomina al Estany de Mar o en la pradera de la Ermita de San Bartolomé de Ucero. Me sobra todo lo demás, no quiero competir, no quiero ganar, no quiero tener éxito, quiero ser mejor José Berrio. Y cierto día, cambié, creí que podía conseguir mis sueños, contra opiniones, críticas, miedos ajenos, y además, empecé a sentir una nueva vida. Estoy mucho más de acuerdo con lo que soy, también he vuelto a jugar, vuelvo a ser mucho más inocente y limpio como cuando era un crío.

No tengo ni puta idea de qué quiero decir, ni tampoco por qué.






11 comentarios:

  1. ¡Sublime post!
    Se hace difícil de comentar.... Me ha dejado pensando y no puedo enfocar... Reflexionando me quedo. ¡Grande!

    Alberto 'RunnerChef'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alberto, no reflexiones mucho, que yo a veces tengo estas elucubraciones. Saludos.

      Eliminar
  2. Genial. Y la última frase, categórica. Tienes que decirlo y punto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!! De verdad que, jajaja, no tenía mucha idea de qué decir, porque a veces la vida es eso, no hay que tener tanta comprensión de todo ni tanta explicación, porque creo que tanto control nos quita vida.
      Un abrazo a ti también.

      Eliminar
  3. Me da igual que no sepas por qué cuentas estas cosas, pero síguelas contando. Muy bueno, de verdad. Abrazote!

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso¡¡ yo no se si correr me ha hecho ser mejor persona, pero sí se que me he encontrado a mí mismo, después de mucho buscar, teniendome tan cerca. Y también ha sido tras estar muchas horas corriendo, sólo, golpeando con mis miedos y mis errores un camino-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esencia es eso Kike, gracias por tu comentario, como siempre constructivo y acertado.

      Eliminar
  5. Me ha encantado esta entrada. Dicen que en la buena cocina de toda la vida, tan importante es la materia prima como la elaboración del plato. Creo que tu entrada tiene una materia prima cojonuda y has hecho un plato sabroso y muy honesto. Yo tal vez lo habría cocinado un poco más, pero en el último mes he intentado varias veces un plato parecido y siempre ha acabado en la basura, así que no soy el más indicado para hacer crítica culinaria. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge, todo se admite, de verdad, cualquier opinión es bienvenida. Me alegro que te haya gustado la entrada, pero sinceramente, cuando la he escrito, quería decir algo y no sabía muy bien qué, quizá que las cosas son menos dificiles de lo que nos creemos y nos las hacemos.

      Eliminar
    2. ¡Hostias Jorge! Tu comentario está al nivel de la entrada de Berri. ¡Sublime!
      Alberto 'RunnerChef'

      Eliminar