Páginas

domingo, 15 de junio de 2014

Riaza Challenge Ultra Trail 70km +3200





Lo podríamos llamar también "Mal día en la oficina".

La carrera es interesante, y espero que haya venido para quedarse. De los 3000 metros positivos, se pasó por mi Garmin a los 3200, y al Suunto de otro participante con sus 3400. De lo que parecía una ultra sencilla, más corrible o pistera (si es cierto que hubo un tramo de descenso por pista), nos encontramos con una ultra durita, con un final fuerte. Los paisajes me parecieron espectaculares, muy alpino el inicio de la carrera hasta el km 40, un tramo de pista feote, pero un final de nuevo montañoso y muy duro para los kilómetros acumulados ya en las "patas".



Yo quería ir rápido, la carrera parecía ir con mis características, y así salí, en seguida me vi segundo, y corriendo suave,en un inicio con ascenso muy suave hasta la Estación de Esquí de La Pinilla, en al que unos metros antes alcancé al corredor que iba en primer lugar, compartimos algo de comida, y se lo agradecí, y algo de conversación. Nada más salir del control de La Pinilla, km 12, subes en fuerte pendiente una pista que enfila hacia la cumbre del Pico del Lobo, subida larga y dura, ahí, muy pronto, sin haber forzado, comencé a notar que algo no funcionaba, las piernas de pronto me dolían, sobre todo algo impensable, los cuádriceps.

Antes del Pico del Lobo me pasaron 4 corredores, al llegar arriba no agradecí la siguiente bajada, ya no iba bien. No era pájara, era una falta de respuesta de la musculatura, y por el aturdimiento de no saber qué está pasando, una pequeña pájara sobre el km 25. Al principio, rabia y frustración, y poco asumiendo el cambio de objetivos en la carrera. Terminar.

En el km 23 ya iba 6º, desde ese punto de control hasta prácticamente el final, las piernas me hicieron pasar un verdadero calvario.

Enseñanzas que te da la experiencia, y enseñanzas a sacar siempre. El deporte tiene esto, hay días buenos en los que el entrenamiento sale solo, y hay días en los que sin explicación nada funciona. Saber dominar la rabia y la frustración al ver pasarte de forma inmisericorde a los otros corredores, o es lo que a ti te parece, controlar el descontrol de ver que las piernas no llevan ni el 5% de la carga que pueden aguantar y están doloridas, pero sobre todo, ser honesto con el reto y contigo, apretar los dientes, y luchar por lo que toca ese día, terminar, y costó, mucho. Al final 10:35h y puesto 22 de la carrera, pero sinceramente, estoy contento por mi determinación y tener siempre la mentalidad de finisher, de estar ahí, que era lo que yo había elegido.

Gran carrera, me gustó.





4 comentarios:

  1. Salga o no salga el día, keep moving forward!!!!

    ResponderEliminar
  2. Me recuerda mucho a como me salió mi trail peñalara 60k del año pasado. En estas ocasiones, lo sencillo hubiera sido retirarte, lo difícil es hacer un ejercicio de realidad, y pensar que como dices, por honestidad contigo y con tus rivales, hay que acabar, y además, pienso y lo creo firmemente que de todas estas carreras que no se dan bien, se aprende, porque se sale más fuerte.

    Por mi parte, enhorabuena Berri¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Kike, es una tema de compromiso con lo que haces, creo yo, aunque suene a gilipollez. Pero de la rabia, pasé al modo finisher, y tuve que "competir" y mucho, no como yo había pensado. No se termina de sacar aprendizajes, y bienvenidos sean los palos al igual que los éxitos.

      Eliminar