Páginas

martes, 2 de septiembre de 2014

Círculo Hiper





Ha sido ocho años desde que Hiper se fue y ocho años desde que  completamos en aquél entonces la Sidra Ultra Maratón, su idea. Quedó en mi la huella y la obligación de recordarle, por eso hubo algún intento de llevarla a cabo hace pocos años. Pero por fin se ha cumplido. Se ha terminado y completado el recorrido original que Pepe(Hiper) ideó sobre mapa.

Y no ha podido ser de mejor forma, en una ruta de 5 etapas continuadas.  Decidí que debía ser así, una  carrera de ultrafondo asistida, como en aquél entonces.

En la explanada de la Ermita, un círculo refleja los valores de esta ruta: Amistad, esfuerzo compartido, nobleza, y recuerdo sentido.

Dejad que repita esas palabras.

Amistad: La que ha permitido que tres personas hagan el esfuerzo más generoso que se pudiera imaginar, utilizando sus días de vacaciones para estar de asistentes y avitualladores en esta ruta. Sin ellos no habría sido posible realizar las etapas, sin su calor en los puntos de paso marcados, sus atenciones y trabajo encomiable de tener los avituallamientos preparados, viajando por carreteras infames, desiertas, ancladas en otros siglos. Amistad que ha unido de nuevo a amigos separados por una distancia física, que se ha demostrado ser exigua cuando la situación ha requerido la unión, y ha dejado patente que los nexos de amistad nunca mueren. Amistad para viajar más de doscientos cincuenta kilómetros en solitario para dejar un regalo y una nota en meta.

Esfuerzo: Generoso, incondicional, inestimable. Esfuerzo por estar, ayudar, participar de la idea, difundirla, compartirla y sentirla.

Nobleza: De una gente con un fondo noble, bueno, intenso. Hay que ser muy noble para después de ocho años, querer honrar la memoria de quién permitió que viviésemos un año con una intensidad especial, momentos inolvidables de nuestras vidas en aquella Sidra Ultra Maratón. Nobleza para ayudar sin desfallecer y sin ningún reproche, desinteresadamente, para que los que corremos por el monte hagamos lo más fácil, correr sabiendo que tenemos un soporte, una ayuda.

Recuerdo: Un permanente recuerdo en la ruta a las experiencias vividas, a quién hizo posible una ruta que antes de 2005 era una línea en la imaginación, y que se hizo realidad. A partir de ahora, y siempre habrá un hilo, un camino imborrable entre Collado Villalba y la Ermita Templaria de San Bartolomé de Ucero.

Por mi parte, dejando atrás cifras objetivas de número de kilómetros, desniveles, tiempos de paso, tengo que decir que he sido muy feliz. He cambiado mucho desde ese 2005/2006, me han sucedido muchas cosas, como a cualquier persona en ocho años, pero siempre tuve esta idea en la mente y el corazón. Y he podido realizarla. He cambiado mi forma de mostrar mis sentimientos,  soy menos expresivo, pero no menos intenso, por eso, hasta que no estuve en mi casa, no supe canalizar todas las emociones vividas. No voy a olvidar nada de lo que he pasado estos días, en mi vida, ni la gente que ha hecho posible esta primera ruta con el nombre y recuerdo de Hiper. Vendrán más Hiper Templaria Trail, seguro. Pero el domingo se cerró un círculo, el de los años, y el de la amistad.

Gracias a los que lo habéis hecho posible.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario