Páginas

martes, 21 de octubre de 2014

Ultra Trail Gredos 18/10/2014, 85km +5000m.




Gredos es alta montaña, montaña con nivel, cercana y para mí tan desconocida, porque hasta antes de la ultra, tan sólo conocía la zona de la Laguna Grande. He vivido de espaldas a este monumento a la montaña que es Gredos, cercano y olvidado para mí.

En esta combinación de dos pruebas ultra a principio de temporada, a saber, Ultra Trail Bosques del Sur, y Ultra Trail Gredos, entre las dos suman 210 km. y +9000m, y todo ello sin la mejor de las formas, diría hasta baja, pero he salido bastante airoso. Por suerte, y aunque suene a suficiencia, mi musculatura del tren inferior me hace vivir de ciertas rentas.

Así que como mi objetivo no era competitivo, le prometí a David que iríamos juntos en la prueba, es uno de mis entrenados, un chaval muy joven y que desde un par de semanas antes arrastraba ciertas molestias en la rodilla, creo yo que por sobrecarga del tendón rotuliano debido a su participación en Los Bosques del Sur. David es un chico muy joven, pero serio, constante, con las ideas muy claras y la cabeza muy bien amueblada, la verdad es que es una joya.

Así que en esas estamos, correr juntos. Él en un poco peor forma que yo por el parón previo por sus molestias. Pero que no le impidieron aguantar mis tirones en la pista inicial. Los primeros 27 km. por pistas en las que ganamos casi mil metros positivos. Y con el final de dicha pista comienza la carrera de verdad.


La subida a Galayos, amaneciendo, por el camino que parte de Guisando, pero al que nosotros llegamos por una pista algo más elevada, subiendo hacia el Refugio Victory por La Apretura. Que despliegue de alta montaña, que maravilla. Dejaba muy atrás a David, que tenía molestias en la rodilla, y tenía que esperarle en cuanto veía que me separaba mucho. Pintaba mal para él.
Después de coronar, en la Cresta de las Molederas, frío, niebla y viento demoledor, y David, a peor, hasta andar era un suplicio para él, y la decisión era clara. En el avituallamiento de Los Campanarios,  lo tenía  que dejar.

Y tras animarle, y comprobar que debía todavía bajar por su propio pie a la Plataforma de Gredos, salí escopetado, habíamos perdido mucho tiempo y estaba muy agobiado. En todo el tramo herboso de la Dehesa de Gredos, no hice otra cosa que recuperar algunos puestos, y sobre todo ganar tiempo. Porque sabía que el terreno que quedaba desde el control del km 48 en adelante era "demencial".
Y así fue, nada más salir del control, 1,5km. y un desnivel de 350m. positivos. Pero es que no puedo describir el ambiente de alta montaña que se vivió en el valle bajo el Risco Moreno y La Galana, sobrecogedor. Antes habíamos escalado el Cabeza Nevada, donde en su interminable canchal el viento nos quería asesinar. Y bajo el Risco Moreno, el descenso con destrepes de la Canal de Isabel II. Para después caer a la Laguna Grande. 

De allí la subida a Los Barrerones es más sencilla, bordeando la Laguna, último avituallamiento, km 63. Se emprende otra subida, a la que no le vi demasiado sentido, simplemente endurecer algo que ya no lo necesitaba, para llegar a la cima del Morezón, en lugar de seguir directamente al Puerto de Candeleda, y su apestoso, empedrado y largo descenso de nuevo a Candeleda.

El ambiente alpino de la carrera es algo único, brutal, enormemente bello, pero no sé, y creo que sé de lo que hablo, aunque sea un poco, si el recorrido estaba pensado para correr una ultra. Mi punto de vista tan sólo quiere ser constructivo y creo que las opiniones están para usarlas como feed back, nunca como un reproche. Pero no sé yo si la zona por la que discurría el recorrido era la más propicia para sacar a un posible accidentado, zonas en las que sólo se podría haber hecho con un helicóptero de rescate. Y para mí, no es que el recorrido sea excesivamente técnico, particularmente estas carreras me encantan, es que no estaba marcado en condiciones, las marcas eran insuficientes, confusas y no se veían en la oscuridad, porque no eran reflectantes. Mi única obsesión era llegar a la pista de bajada a Candeleda con luz, porque sabía que tal y como estaba el marcaje, me iba a perder, como sé que luego les pasó a muchos. Cuando uno se pone un dorsal, lleva algo más de velocidad que cuando hace montañismo, por eso ciertos puntos de recorrido pasan de ser tramos técnicos relativamente sencillos en montaña, a ser difíciles con un dorsal puesto, las prisas, la tensión no son las mismas. y eso es importante que los organizadores lo distingan. Son ellos los primeros que deben cuidarnos. No sé si las noticias que tengo son verídicas, pero por lo visto, a pesar de las 23 horas de límite para completar el recorrido, y de que la gente iba en tiempo, se cortaron a algunos corredores por el problema de la noche y el terreno, así que algo de razón llevamos en ese aspecto.








En lo personal, algo agobiado por el tiempo perdido al principio, que es casi imposible recuperar en esa parte central de la carrera, con esas zonas tan técnicas, magníficas, pero complejas. Bajando el puerto de Candeleda, mis pies que habían estado mojados todo el día (las praderas de montaña estaban inundadas) estaban agrietados, y se me formaron pliegues y heridas, no podía casi correr... y una obsesión, llegar, llegar de una vez, en meta me  estaban esperando, mi pareja, confundida porque yo le había dicho otro tiempo de finalización, llevaba bastante tiempo esperándome, y seguro que estaba preocupada, porque además las noticias en meta no eran agradables, se hablaban de rescates de heridos en helicóptero (yo vi al aparato pero no sabía que había ocurrido), se hablaba de gente perdida y cortada, etc... 




La noche se echó en los últimos 5 kilómetros, mis ganas de llegar, un poco de mal humor por lo que había visto, y siempre, como en todo en la vida, y sobre todo en la soledad, siempre hay una canción en tu mente, a veces repetida de forma obsesiva y molesta, porque no puedes controlar las notas y que se repitan una y otra vez, en este caso "Lady Writer" de Dire Straits. 16 horas y cincuenta y tantos minutos de la mujer escritora en la mente, y de unos paisajes imborrables, brutales.

Ultrafondo.


14 comentarios:

  1. Enhorabuena por ese ultra por un recorrido tan bonito.

    ResponderEliminar
  2. Pues enhorabuena, dabió de ser dura de verdad, y hasta ahora no he oído más que quejas de la gente que la corrió por la organización. Esperemos que si se sigue haciendo la carrera sepan mejorar los fallos.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juanlu, yo más que quejarme es como una forma de levantar el dedo y dar mi opinión, nada más lejos de im intención que quejarme, nunca lo he hecho, pero sí creo que la prueba merece seguir, porque es la caña, pero mejorando, atendiendo a las demandas de los corredores, que en este caso no son caprichos. Los avituallamientos a mí, correctos, los voluntarios de 10, pero es el marcaje en un terreno así lo que me parece serio, ni siquiera que la prenda finisher exista.

      Eliminar
  3. Enhorabuena, conozco un poco aquello y me parece épico hacerlo con unas condiciones de tiempo adversas y encima insuficientemente o mal señalizado. Tuvo que ser impresionante!

    ResponderEliminar
  4. Yo conocía casi todo el recorrido, pero se me hizo durísimo, seguramente la carrera más "técnica" o al menos de trazado más complicado para correr que haya hecho, además con una preparación más que insuficiente, jajaja, lo que me llevó a ser el último en meta casi haciendo las 23 horas. Pero como digo, conociendo el recorrido, efectivamente no es lo mismo hacerlo en plan "excursión montañera" que hacerlo llevando ya una buena paliza encima y menos con la noche ya metida y los problemas de marcaje.

    En cuanto al corte de carrera lo viví casi en directo, después de pasar yo por el inicio del Gargantón creo que sólo dejaron pasar a dos o tres más, precisamente para evitar que a los demás se le hiciera de noche para bajar la Canal de Isabel II, que habría sido peligrosísimo.

    Felicidades por tu carrera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciego Sabino, tú ya tienes muchos tiros, y de esta salías airoso, de todas formas creo que ya etá todo dicho. Felicidades a ti también, y a ver si nos vemos pronto en otra.

      Eliminar
  5. Felicidades Berri!
    No sé por qué pero da la impresión que los todos los astros se pusieron del lado del organizador. Tres tobillos (por poner una lesión común) de 280 posibles por los canchales de Gredos en las circunstancias 'dorsalísticas' de las que hablas me parecen hasta pocos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cosas con dorsal cambian, hay formatos como Carros de Foc, en los que sabes que eres tú y la montaña, y carreras organizadas en las que lo que tiene que ser, tiene que ser. Hay un añadido, el corredor, tiene un estrés por el tiempo de paso, las horas de luz, el siguiente control, el rival de delante y el de atrás... que hace que se decida más rápido y que en terrenos técnicos, que en montaña serían sencillos, se convierten en riesgos con dorsal. No digo más. Gracias tío.

      Eliminar
  6. La zona es impresionante pero lo cierto es que cuando en su día vi la información sobre la prueba no me convencía. Corro en el asfalto para sufrir y conseguir una marca determinada, pero corro en la montaña para disfrutar y me temía que allí no iba a hacerlo. Poca información, recorrido salvaje y una organización novata, suficientes alarmas para mí. Me alegro que por suerte no haya habido males mayores entre los participantes y que pese a lo que has sufrido en algunos momentos te lleves la satisfacción de haber conseguido otro gran reto. Lo bueno es que cuando pasan los días solo te acuerdas de lo bueno. Un besote, ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Celina, la verdad es que yo quiero que la organización nos escuche con afecto, no se lo tome a mal, y que repita la prueba pero con rectificación de estos errores. Otro para ti, y sigue con esa filosofía!!

      Eliminar
  7. Coincido contigo en todo, en lo bueno (el paisaje, el recorrido, la dureza) y en lo malo (la "desbalización", la falta de previsión, lo poco resuelto que parecía un posible rescate, quizás los avituallamientos). A un amigo (David) y a mi nos costó casi 19 horas llegar a meta, las últimas en noche cerrada bajando desde el puerto por un lugar pjodido para correr, para correrlo de noche y para correrlo agotado. Pero lo cierto es que al final nos quedamos con lo bueno, aunque personalmente iba a ratos acojonado por lo que podía pasarle a cualquiera con el nivel de organización que parecía haber. Creo que es una buena carrera, con tramos que quizás sobren (se me hizo muy largo el pisteo primero hasta la base de los Galayos y la subida desde los Barrerones me pareció ridícula en su trazado), y que mejorando un poco bastante la organización puede dar lugar en el futuro a una muy buena carrera de montaña y ¿de orientación?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gerardo, pues poco te puedo decir, ya que tú lo viviste desde dentro. La bajada del puerto de Candeleda era el remate, pero yo la hice con luz, y pensaba en las pocas marcas que había, pensaba en los que podían venir detrás a oscuras, y me entraba acojone, la verdad, porque a esas horas, con las piernas como palos, lo último que quieres y puedes aguantar es estar permanentemente en tensión por si te pierdes.
      La subida al Morezón, pues no le vi mucho sentido.
      De todas formas, enhorabuena Gerardo, y a David también, ya se las daré el viernes en persona, porque la carrera era muy asesina.

      Eliminar