Páginas

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Falsos conceptos, mitos y creencias.




En todos los años que llevo en el mundo del correr por montaña, trail, carreras de /por, incluso en mis inicios yo mismo era creyente de varios mitos, creencias y conceptos inciertos.

El primero de todos, y aunque cada día hay más cultura deportiva, más acceso a información sobre métodos de entrenamiento, sigo viendo este defecto en muchos deportistas populares: "Esto sólo es correr, y yo ya sé todo lo que tengo que hacer". Repito, yo mismo he esgrimido este argumento tiempos a.

Error, a veces una mala gestión de los entrenamientos, una repetición de los mismos esquemas,provoca estancamiento, y cansancio psicológico por aburrimiento. Es un error muy extendido entre el popular "yo no compito, eso es para los machacas, yo sólo disfruto". Perfecto. Pero no sé hasta qué punto nosotros mismos nos saboteamos ("Saboteadores" que diría David Roncero). Siempre digo que eso es un error, todo atleta, independientemente del nivel que tenga y sus inquietudes de cara a la competición, tiene derecho a mejorar deportivamente hablando, eso no implica necesariamente ir a por mejora de tiempos, pero sí a por una mejora en capacidades, en técnicas y sobre todo en prevención de lesiones. Se tiene manía al gimnasio, como el gato se la tiene al agua, se obvian trabajos de fuerza con elementos naturales o con pesos propios del cuerpo, se ignora lo específico que tiene nuestro deporte.



Calendarios infinitos. El popular quiere disfrutar de su deporte, casi es una forma de vida. Es comprensible, pero yo creo que ese atleta también puede establecer un calendario y una periodización de la temporada. Hoy en día no hace falta ser entrenador deportivo, hay suficiente formación, que unida a la práctica y la experiencia, nos aportan lo suficiente para usar lo más importante: El sentido común, y el auto-conocimiento. Con ello no digo que haya que dejar de competir en un período concreto. Pero será necesario utilizar ciertas competiciones como entrenamientos, otras como preparatorias, y otras como test, de cara a algunas competiciones clave. Organizar la temporada (y más hoy en día con la rapidez y el tiempo previo que se agotan los dorsales en algunas pruebas).



Por otro lado hay otro mito en cuanto a la posible participación en una prueba de larga distancia. "Eso es para locos, hay que entrenar demasiado". Otro error muy común, quizá el volumen semanal sea algo superior, y posiblemente concentrado en alguna sesión algo más larga, pero aplicar volúmenes exagerados en los entrenamientos, sólo nos conduce al sobreentrenamiento, y en muchos casos a la lesión, y secundariamente a la fatiga mental. No es necesario cometer brutalidades e cuanto a los volúmenes, siempre digo que "más no es mejor". A veces hacemos más, por puro placer psicológico, pero no es tan beneficioso, ni nos prepara mejor de cara al ultrafondo (todo esto hay que matizarlo, porque habrá pruebas muy exigentes que vana exigir entrenamientos más exigentes y con mucha carga, tanto en cuantificación como en volumen).

Enlazado con lo anterior: "los atletas de larga distancia son lentos". Es posible que tenga mucho que ver porque apliquemos mal las técnicas, y se aúnen todas las falsas creencias anteriores en un cóctel que hace que ni el atleta mejore, ni aplique las técnicas de entrenamiento correctas. Un atleta de larga distancia puede ser rápido como el que más, debe ser rápido (se trata de competir, no lo olvidemos) y puede ser rápido, no tanto como un atleta de velocidad o medio fondo. Especificidad de los entrenamientos. Hay que tratar de utilizar las técnicas concretas para cada disciplina. Si queremos un corredor especializado en kilómetros verticales, trataremos de trabajar la potencia muscular, ir a ritmos altos, aumentar nuestra potencia aeróbica (a grandes rasgos, porque el trabajo sería más completo), mientras que un corredor de ultra trails, deberá aumentar su fuerza resistencia, incidir mucho en el trabajo excéntrico, el equilibrio articular y la respuesta propioceptiva, etc. Al final muchos trabajos serán comunes, porque la ganancia de fuerza es importante para todas las disciplinas, el aumento de la resistencia aeróbica y un largo etcétera. Mi opinión. Un corredor popular de montaña, tiene que ser completo, tener capacidades para ir desde un kilómetro vertical a una prueba de larga distancia, salvo deportistas que quieran especializarse (por ejemplo, un atleta que quiera ser más competitivo en un kilómetro vertical, en este caso, y llevándolo a un extremo exagerado, este atleta cometería un error si tan sólo se dedica a hacer tiradas de fondo, y a veces trabaja la fuerza en fase excéntrica, es un ejemplo absurdo, pero que demuestra lo necesario de analizar qué hacemos y por qué). Especificidad,


Mandemos al cuerno nuestros prejuicios, analicemos y tratemos de abrirnos a aprendizajes nuevos, no demos por hecho todo lo que nos sucede, es bueno cuestionarse si lo que hago es necesario, bueno para mí, lo comprendo, lo comparto. De hecho, dudad de todo lo que aquí digo, es la mejor forma de comprender qué nos quieren decir. Os animo a mejorar, que no quiere decir competir. Y si haciendo lo que haces ya te sientes fenomenal, perfecto.




2 comentarios: