Páginas

lunes, 18 de enero de 2016

Dictadura "pop".




No seré yo quien quiera enmendar la plana a nadie, ni mucho menos, ni tampoco estar en la permanente “guerra”, porque no me siento en tal. Lo que sí quería era hacer este tipo de entrada para que al menos esta reflexión sea compartida.

No cambiará nada lo que yo cuente aquí, ni tampoco pretendo que me sitúe en un plano superior a nada, ni a nadie, ni promulgar dogmas, ni ser el listo de la clase.  Lo primero que quiero que quede claro que cada uno tiene la libertad de hacer, pensar, sentir lo que quiera, eso es lo más importante, y lo menos analizable.

Estoy quemado de ver, escuchar, tanto en grupos de amigos, como en clubes, a los típicos que usan frases de este estilo:
-          “Hacer un maratón andando, no es hacer un maratón”.
-          “Correr para ir haciendo fotos, no lo entiendo”.
-          “Hacer más de 11 horas en un Ironman es supervivencia” à igual a paquete, los más atrevidos y sinceros lo dicen así.
-          “Yo para ir de paseo no salgo”.
-          “Correr a 6 minutos el kilómetros no es correr”.

Normalmente el que suelta estas perlas, ni corre a 3 min/km, ni gana carreras, ni hace menos de 9 horas en un Ironman, y posiblemente no sea feliz haciendo lo que hace.

Yo, en mi faceta de entrenador, quiero que la gente entrene para mejorar y lleve a cabo la actividad deportiva de forma saludable, como objetivos básicos, no vamos a enumerar el montón de factores que implican la práctica deportiva, pero como elemental, práctica deportiva segura y saludable, y mejora del estado físico. Derivado de eso, llegarán las mejoras de marcas en las diferentes competiciones, o el afrontar competiciones de mayor exigencia.

Entreno a gente que hace muy buenos puestos en sus categorías, otros han mejorado sustancialmente su rendimiento, pero principalmente, entreno personas.

Antes de calificar una marca u otra como “pésima”, o “inservible”, deberíamos pensar qué opinan Gómez Noya, Contador, Kilian Jornet, o Chema Martínez de nosotros, de nuestra “marquita decente”… Pues al contrario de lo que muchos puedan pensar, para ellos el mérito lo tienen las personas que cruzan la meta en las últimas posiciones, valoran al deportista popular que no vive del deporte, que no es profesional, y realiza grandes esfuerzos. Son más humildes y justos que muchos amateur venidos a más.



Antes de pronunciar una frase despectiva, o en la que tratemos de dar valor a nuestras marcas en base al demérito de otras, pensemos que nuestra marca no es ni un entrenamiento para un profesional del deporte, que cuando pronunciamos una frase despectiva no somos justos en valorar y entender las motivaciones y situaciones personales de cada deportista. Hay gente que hace fotos en las carreras, porque simplemente es feliz, hay gente que corre a 6 minutos el kilómetro o más, simplemente porque no puede hacerlo mejor, porque no tiene tiempo para entrenar, porque tiene familia de la que ser responsable, y lo más normal, una jornada laboral con sus desplazamientos, pues agotadora como es lo más natural.

Igual es el que cruza la meta el primero, que el último, en aquellas competiciones dónde se permite participar a atletas populares, esas personas, han pagado una inscripción, y han cruzado la meta siguiendo un reglamento en el tiempo límite que marca la organización. Punto. Ni paquete, ni cojones. Respeto, humildad, por favor.

Que cada uno mejore como pueda, con todos los factores que influyen en su vida, que no son los mismos que los de otra persona. Respeto.

Otra cuestión es el tema de las modas, y el descontrol con organizaciones y gente que se aventura a locuras. Ese es otro tema.


Dejemos ya la tiranía del ego, no es más que eso, ego y necesidad de sentirse reconocido y superior. ABSURDO.

3 comentarios:

  1. Más razón que un santo tiene usted :-)
    Tienes razón, además en que son una minoría y que, probablemente, son gente a la que le sobra competitividad y le falta cultura deportiva.

    Yo he padecido ocasionalmente a alguno de esos "machaquitas" que tanto tendrían que aprender de los grandes, tanto los grandes profesionales como otros "grandes populares" que hacen cosas extraordinarias fuera de su jornada laboral, sin patrocinadores y sin alardes. Yo soy "un paquete" sin duda (la escoria del trail running :-) ), pero disfruto como un campeón, eso no me lo quitará nadie.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, de verdad que no quiero ofender a nadie, y esto de la calificación del paquete es ya muy viejo, pero como hay mucho boom con los deportes de resistencia, hay más gente, y hay más personajes. El ego hace mucho daño... quizá la falta de autoestima y la necesidad de reconocimiento. El no ubicar correctamente los "porqués" y el sentido de por qué hace uno deporte, imágenes de lo que nos gustaría ser... etc... en muchos casos los pseudoprofesionales, se olvidan de divertirse, de vivir el deporte como una práctica saludable, y pasa a ser un medio de autoalimentar el ego, la imagen que se proyecta, y perdemos un poquito el norte.

    ResponderEliminar